DAO 16
   
     

Boletines informativos



Martes 17 Julio, 2018

DAO CONMEMORÓ EL 90 ANIVERSARIO LUCTUOSO DEL GENERAL ÁLVARO OBREGÓN

Boletín No. DAO/CCS/019/18
Fecha: 17 de julio de 2018


DAO CONMEMORÓ EL 90 ANIVERSARIO LUCTUOSO DEL GENERAL ÁLVARO OBREGÓN

• La Jefa Delegacional encabezó la ceremonia luctuosa en el Parque de La Bombilla para recordar el magnicidio de este personaje, trascendental en la historia nacional, y quien da nombre a la demarcación

A fin de conmemorar el 90 Aniversario Luctuoso del General Álvaro Obregón, el Gobierno Delegacional celebró la ceremonia cívica luctuosa en el Parque de La Bombilla, sitio en el que fue perpetrado el magnicidio del entonces presidente electo de la República Mexicana.

María Antonieta Hidalgo Torres, Jefa Delegacional en Álvaro Obregón, presidió esta ceremonia cívica conmemorativa, en la que también participaron Jesús Ricardo Obregón Sidar, bisnieto del general; Felipe Arturo Ávila Espinoza, representante del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México; el general Marco Antonio Álvarez Reyes, comandante de la primer zona militar; y Eugenia Vázquez del Mercado, del patronato de la Feria de las Flores de San Ángel, así como vecinos y funcionarios del gobierno local.

En su intervención, recordó que desde 1932 esta delegación toma su nombre en memoria del General Álvaro Obregón, por un decreto emitido por el entonces presidente Pascual Ortiz Rubio, y lo definió como una de las figuras más relevantes de la Revolución Mexicana durante su periodo armado, pero también determinante para lograr los acuerdos que permitieron trascender la etapa armada, instalar una convención con los diversos grupos enfrentados y firmar un pacto social que abrió el cauce para la vida institucional, civil y pacífica del país.

“Álvaro Obregón fue un personaje fundamental en la conducción de la vida interna del país después de la lucha revolucionaria: estructuró el gobierno, le dio orden a la administración, creó los instrumentos necesarios para la vida económica, fiscal y presupuestal del país, pero también para articular y dar forma a la agenda social consagrada en la constitución: la educación, los derechos laborales y los esquemas de atención de las clases más necesitadas”, indicó.

Recordó que el General Álvaro Obregón Salido fue asesinado el 17 de julio de 1928 por José de León Toral en el Restaurante de La Bombilla, ubicado en el Barrio de San Ángel, cuando era presidente electo e iba a comenzar en breve su segundo mandato al frente del ejecutivo nacional, en un periodo del 1 de diciembre de 1928 al 30 de noviembre de 1934, después de gobernar la nación de 1920 a 1924.


“Hoy conmemoramos la muerte del General Álvaro Obregón, acaecida en este mismo parque hace 90 años, pero queda la memoria de su personalidad, de la claridad de su pensamiento, la firmeza de sus decisiones y la convicción de construir un país de instituciones que trabajen para mejorar la vida de sus habitantes, reconociendo la obligación de tutelar y proteger a los más vulnerables”, señaló.

Por su parte, Felipe Ávila destacó que el General Obregón es sin duda el militar más brillante en la historia del país, un pilar del México del siglo XX y un personaje fundamental en la historia nacional. “El general invicto, cuyos triunfos sellaron el destino de la Revolución Mexicana y quien fue uno de los constructores del México moderno”.

El representante del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México explicó que la Revolución Mexicana fue la oportunidad para que personajes como Álvaro Obregón, Francisco I. Madero, Francisco Villa, Emiliano Zapata y Venustiano Carranza pudieran convertirse en caudillos populares y fundadores de la nación mexicana.

Destacó que Álvaro Obregón fue un genio militar, con gran intuición política, que logró derrotar a Huerta, contribuir a concretar la Revolución Mexicana y apoyar la creación de una constitución que daba respuesta a las demandas populares. “Con su muerte acabó la era de los grandes caudillos e inició el México de instituciones”.

Al finalizar la ceremonia luctuosa se montó una guardia de honor y se depositó una ofrenda floral en el Monumento a Álvaro Obregón, ubicado al interior del Parque de La Bombilla.